TAI del Estado

Cuerpo de Técnicos Auxiliares de Informática de la Administración del Estado {A1188}


TAI es el acrónimo de Técnico(s) Auxiliar(es) de Informática, denominación a su vez abreviada de los funcionarios del Cuerpo de Técnicos Auxiliares de Informática de la Administración del Estado.

Según el INAP (Instituto Nacional de Administración Pública), el Cuerpo de TAI tiene encomendada las funciones de análisis y programación de aplicaciones, apoyo a usuarios, mantenimiento de hardware, instalación de equipos y sistemas, operación de sistemas en grandes centros de datos, y apoyo auxiliar en la gestión de sistemas, redes, datos y seguridad. Su carrera administrativa suele comenzar en puestos de programación u operación básicos, pudiendo alcanzar las de análisis y diseño técnico de aplicaciones y sistemas.

El Cuerpo de TAI está clasificado en el grupo C1 y se creó en el año 1990 con carácter de cuerpo general interministerial, pudiendo desarrollar su actividad en los órganos centrales y territoriales de los Ministerios y de los Organismos Públicos de la Administración General del Estado.

(Extraído parcialmente de aquí y adaptado)

¿Las plazas de TAI serían para desempeñar tareas de desarrollo o sistemas?

— Las tareas que se les asignen a los incorporados dependerán, no sólo de las necesidades del Departamento, sino de la experiencia previa de los adjudicatarios de las plazas.

¿Habría posibilidad de tener productividad?

— Las plazas suelen tener complemento de productividad. La cuantía, lógicamente, varía con el nivel.

¿Se hacen guardias?

— Aunque existen algunas plazas con disponibilidad horaria, son escasas y corresponden a personal de niveles superiores.

¿Cuál sería el horario?

— Es flexible y las reglas son un tanto complejas. En una primera aproximación, en jornada de invierno, son 7:30 horas diarias, obligatorias de 8:30 a 14:30, sin obligación de hacer tardes.

El sueldo de un TAI del Estado, como el de cualquier otro funcionario, viene determinado por varios conceptos que dependen de cada situación específica: plaza, tareas, antigüedad, etc. Para obtener una idea aproximada (tómese por tanto este supuesto con las debidas cautelas) de cuánto cobraría un TAI, se expone a continuación un ejemplo (fácilmente modificable o aplicable para otros supuestos) en el caso de nuevo ingreso.

La nómina estará compuesta por el sueldo propiamente dicho, un complemento de destino y un complemento específico. Al corresponder este supuesto a un funcionario de nuevo ingreso, obviamente no existe percepción por trienios. Dependiendo del Ministerio u Organismo en el que se ingresara, el citado complemento específico diferirá. Asimismo, podrían percibirse otros complementos según los casos, como por ejemplo, complemento de productividad u otros análogos.

Según la tabla de retribuciones del personal funcionario para el año 2018 de la Secretaría de Estado de Presupuestos y Gastos, el sueldo de un C1 es de 745,53 €.

El complemento de destino depende del nivel de la plaza ocupada. Tomemos como referencia la oferta de destinos de la convocatoria de 2016 para TAIs de nuevo ingreso. En esta oferta, a diferencia de la de la convocatoria de 2015, en la que la mayoría de puestos de trabajo ofertados correspondía a un nivel 15 (para un C1 puede oscilar entre nivel 15 y nivel 22), hay cierta variedad de niveles, oscilando entre 15 (la mayoría), 16 (bastantes) e incluso algún nivel 17 y 18 esporádicos. Ante esta variedad, y por simplificar, se considerará a efectos de este supuesto un nivel 15, con un complemento de destino de 339,05 €, según la citada tabla de retribuciones.

El complemento específico dependerá de las tareas realizadas en la plaza ocupada, por lo que es una cantidad variable de unos casos a otros. En la anteriormente citada oferta de destinos se observa precisamente que para un mismo nivel, el complemento específico difiere de un puesto de trabajo a otro. Para este supuesto tomaremos la cuantía de 3.999,94 € anuales, es decir, 285,71 € mensuales (14 pagas).

Del mismo modo, el complemento de productividad (u otros análogos que pudiera haber) variará tanto en cantidad como en periodicidad según los casos: tipo de labores desempeñadas, tardes trabajadas, guardias, etc. Para el ejemplo que se calcula, por tratarse de un nuevo ingreso y para simplificar, consideraremos no existe complemento de productividad.

Por tanto, la nómina en bruto de un TAI de nuevo ingreso será de 1.370,29 € (14 pagas).

Para obtener la cantidad neta a percibir mensualmente, a la cantidad anterior habrá que efectuar las correspondientes deducciones por IRPF y Seguridad Social (desde 2011 los funcionarios de nuevo ingreso cotizan a S.S. en vez de a MUFACE), donde a su vez la deducción por IRPF dependerá del sueldo bruto anual, estado civil y número de hijos, por lo que variará de unos casos a otros. Por simplificar, supongamos que la suma de ambas deducciones es de 200,00 €.

Consecuentemente, la nómina en neto de un TAI de nuevo ingreso será de 1.170,29 € (14 pagas).

Para acceder al Cuerpo de Técnicos Auxiliares de Informática del Estado es necesario superar un proceso selectivo, que consiste en una oposición en los casos de nuevo ingreso o ingreso libre y en un concurso-oposición en los casos de promoción interna.

Además de los requisitos habituales sobre edad, nacionalidad y no hallarse inhabilitado para desempeñar empleos públicos, el acceso al Cuerpo de TAI requiere que el aspirante tenga al menos el título de Bachillerato (Bachiller Superior, Bachillerato Unificado Polivalente, Título de Bachiller-LOGSE, Formación Profesional de Segundo Grado o equivalente, Técnico, o tener aprobadas pruebas de acceso a la Universidad para mayores de veinticinco años). En todo caso, es más que recomendable leer detenidamente las normas de la convocatoria del proceso selectivo (puede accederse a ellos de varias formas; por ejemplo, a través del INAP) para informarse y asegurarse de cumplir los requisitos, pasos, procedimientos, etc.

• Ingreso libre

La oposición consta de dos ejercicios, de tal manera que sólo los aspirantes que superan el primero llevan a cabo también el segundo (a relizar, lógicamente, en otra jornada distinta). El primer ejercicio, de 90 minutos de duración, consiste en responder 100 preguntas tipo test basadas en las materias del temario del programa oficial, el cual se divide en cuatro bloques. En las convocatorias de 2015 y 2016, de estas 100 preguntas, 20 correspondían al Bloque I, 30 al Bloque II, 50 al Bloque III y 50 al Bloque IV, siendo los Bloques III y IV alternativos, es decir, debía elegirse uno u otro. En la convocatoria de 2017 no existe distinción en esas 100 preguntas, por lo que las mismas versarán indistintamente de cualquiera de los cuatros bloques. Además de las 100 preguntas, habrá 3 adicionales a modo de reserva por si alguna de las iniciales es anulada.

El segundo ejercicio de la oposición, de 70 minutos de duración (en convocatorias previas eran 90), consiste en un supuesto práctico a elegir de entre dos propuestos, correspondientes respectivamente al Bloque III y IV del programa. El supuesto consta de 30 preguntas (en convocatorias previas eran 40) tipo test, más 3 preguntas adicionales a modo de reserva.

• Promoción interna

El concurso-oposición consta, como su propio nombre indica, de dos fases: una primera de oposición y otra posterior de valoración de requisitos y méritos (concurso). La fase de oposición comprende un ejercicio único de 90 minutos de duración dividido en dos partes. En la primera parte se deberán responder 50 preguntas tipo test basadas en las materias del temario del programa oficial, el cual se divide en cuatro bloques. En las convocatorias de 2015 y 2016, de estas 50 preguntas, de estas preguntas, 10 correspondían al Bloque I, 15 al Bloque II, 25 al Bloque III y 25 al Bloque IV, siendo los Bloques III y IV alternativos, es decir, debía elegirse uno u otro. En la convocatoria de 2017 no existe distinción en esas 50 preguntas, por lo que las mismas versarán indistintamente de cualquiera de los cuatros bloques. Además de las 50 preguntas, habrá 3 adicionales a modo de reserva por si alguna de las iniciales es anulada.

En cuanto a la segunda parte del ejercicio único de la fase de oposición, consiste en un supuesto práctico a elegir de entre dos propuestos correspondientes, respectivamente, a los Bloques III y IV del programa. El supuesto consta de 12 preguntas tipo test, más 3 preguntas adicionales a modo de reserva.

En la fase de concurso, cada aspirante obtiene una serie de puntos en función de determinados méritos que acredite: antigüedad, grado, nivel, titulación académica y cursos.

Importante: A aquellos aspirantes que superen el proceso selectivo, se les ofrece (si así lo contempló en su momento la convocatoria, lo cual suele ser lo habitual) una vacante preferente al objeto de permanecer en el mismo destino en que estuvieran destinados o en otro dotado presupuestariamente que existiese en la misma localidad, pudiendo dicha vacante preferente ser aceptada o rechazada. Si se acepta, el aspirante (ya aprobado, realmente) quedará excluido de los destinos que se oferten en la convocatoria y se le asignará dicha vacante. Si la rechaza y opta por ir a destinos, entrará en el 'juego' de asignación de los mismos en función de su puntuación y orden final en el proceso selectivo y la del resto de aspirantes.

Puede verse de forma más detallada todo el mecanismo anterior en la siguiente nota informativa del INAP (aplicable igualmente a cualesquiera otros procesos selectivos de promoción interna a C1 o C2). Asimismo, este modelo es el usado para que el aspirante que ha superado el proceso selectivo manifieste su deseo de aceptar la vacante preferente que se le haya propuesto, o bien que desea solicitar un puesto de la oferta de destinos que se publique para aquellos que no hayan optado por la primera opción.

• Interinos

En determinados Cuerpos, cabe la posibilidad de que llamen como funcionarios interinos a aquellos opositores que, no habiendo superado el proceso selectivo correspondiente, sí hayan aprobado alguna de sus pruebas, ejercicios, etc.

En el caso de los TAI, se ha constatado que ha habido llamamientos como interinos desde la convocatoria de 2015 (con llamamientos como tal en noviembre de 2016), ya que fue en dicha convocatoria cuando volvió a haber plazas de ingreso libre para TAI tras varios años en los que sólo hubo plazas para promoción interna. En 2015 existía un total de 822 integrantes de la lista o bolsa de interinos (susceptibles por tanto de ser llamados), mientras que en 2016 fueron 752.

La gestión de las listas (de ámbito provincial) de los candidatos a ser llamados como funcionarios interinos se hace conforme a la Resolución de 7 de mayo de 2014 (BOE del 23 de mayo) de la Secretaría de Estado de Administraciones Públicas. En estos casos, las Delegaciones y Subdelegaciones del Gobierno constituyen estas listas conforme a la provincia de domicilio que los aspirantes hubieran consignado en su solicitud de participación en la oposición, si bien dicha provincia puede modificarse a posteriori.

Históricamente, el acceso al Cuerpo de Técnicos Auxiliares de Informática del Estado es sinónimo, salvo contadas excepciones, de ser destinado a Madrid (al menos en los procesos selectivos de ingreso libre). El motivo de ello podría ser prolijo de explicar y excedería el objetivo de esta web. Por sintetizar, probablemente se deba a una combinación de motivos históricos, administrativo-políticos y prácticos (p.e., ubicación de CPDs).

No obstante, teniendo en cuenta las ofertas de destinos correspondientes a las convocatorias de 2015 y de 2016, da la impresión de que pareciera existir una progresiva desconcetración en cuanto al 'reparto geográfico' de las plazas, si bien la capital del Reino continúa aglutinando la mayor parte de las mismas, lo cual es un factor importante a tener en cuenta por parte del aspirante, por las implicaciones que conlleva (vida familiar, desplazamientos, relación entre remuneración del puesto y coste de la vida, etc.)


A continuación se muestra una representación gráfica de la distribución territorial de los destinos (ingreso libre, acceso general) de las dos últimas convocatorias:

Oferta destinos convocatoria 2015: 91 plazas en Madrid de 92 ofertadas, lo que equivale a un 99%

Oferta destinos convocatoria 2016: 108 plazas en Madrid de 150 ofertadas, lo que equivale a un 72%

Una vez se es TAI y se ha tomado posesión de la plaza (por ejemplo, en Madrid), no existen demasiadas posibilidades prácticas o reales de cambiar de destino, o no al menos para el grueso de funcionarios, sin perjuicio de que sí sea posible en determinados colectivos o personas con circunstancias especiales.

Una de estas opciones sería la de solicitar un traslado, el cual deberá estar basado en alguno de los casos previstos reglamentariamente (p.e., por cuestiones de salud, o por violencia de género) y debidamente justificado y acreditado, amén de estar supeditado a aprobación.

Otra posibilidad sería, una vez se tuviera al menos 2 años de antigüedad en el Cuerpo, la de participar en un concurso o bien participar en un proceso selectivo de promoción interna, lo cual podría abrir el camino a una nueva plaza o destino (aunque estaría por ver cuáles exactamente). Esos 2 años no se requerirían si se concursase dentro del mismo Ministerio en que se hubiera obtenido la plaza de TAI.

Una posibilidad más sería solicitar una comisión de sevicio (teóricamente de duración 1 año, prorrogable por otro más) en el supuesto de que fuera necesaria la cobertura de una determinada plaza vacante existente (ha de sobreentenderse que con perfil informático, o no tendría sentido pedir una comisión de servicio para la misma). Esta opción requiere además un informe favorable del superior de la unidad donde estuviera asignado el interesado, en el sentido de que 'autoriza' su salida de dicha unidad.

Una opción adicional sería igualmente la de solicitar una permuta, lo cual requiere encontrar previamente a otro funcionario TAI interesado en ese intercambio voluntario y recíproco de los respectivos destinos, así como obtener informes favorables de los superiores de ambos funcionarios.

Finalmente, existe la posibilidad de solicitar una excedencia voluntaria por agrupación familiar si el cónyuge es personal laboral fijo o funcionario de carrera y está destinado en otra localidad, si bien esta opción realmente implicaría dejar de trabajar (y de recibir remuneración) ya que, a fin de cuentas, no deja de ser una excedencia.

Como casi todas las cosas, la dificultad del proceso selectivo de TAI es relativa y dependerá de numerosos factores: formación, conocimientos, experiencia profesional, retentiva, afinidad con la materia, etc., etc. Cuanta mayor/mejor formación, experiencia y/o conocimientos informáticos, la preparación de la oposición evidentemente será más llevadera y se tendrá más facilidad (o menos dificultad) para aprobar.

El Cuerpo TAI se engloba en el grupo C1, por lo que en los exámenes no existen preguntas de desarrollo ni hay que defender ante un tribunal (como sí ocurre con oposiciones para cuerpos A2 y A1). Los ejercicios (tanto el teórico como el práctico) son tipo test. De hecho, el ejercicio práctico es algo así como una 'excusa' para plantear más cuestiones análogas a las del ejercicio teórico, ya que dichas preguntas (la mayoría) son totalmente independientes del supuesto práctico.

Algunos 'obstáculos' reseñables a la hora de afrontar con éxito la superación del proceso selectivo podrían ser, por un lado, la concurrencia de opositores, en número considerable, con ingenierías (técnica o no) informática o de teleco, a pesar de ser una oposición C1. Por otro lado, lo abierto que resulta el temario lleva a que determinadas preguntas en los exámenes sean casi imposibles de responder a menos que se dé la circunstancia de tener justamente experiencia y/o conocimientos específicos de aquello por lo que se pregunte (un programa determinado, un área concreta, etc.), si bien este tipo de preguntas no suele tener una presencia, en proporción, demasiado alta.

En caso de que un TAI (como cualquier otro funcionario de la AGE) desee compatibilizar su desempeño como empleado público con una actividad privada, deberá presentar una solicitud de compatibilidad ante el órgano competente, esto es, la Oficina de Conflictos de Intereses. Para que esa solicitud pueda ser aprobada, habrá de cumplirse, por sintetizar (más detalles en la Ley 53/1984), que esa pretendida actividad privada no haga que el funcionario menoscabe sus funciones, que no implique que el funcionario incumpla sus horarios, y que dicha actividad no guarde relación ni interfiera con las funciones públicas. Hasta aquí algo razonable (o incluso obvio). El problema viene por el hecho de que existe un requisito adicional e imprescindible para conseguir que una compatibilidad sea concedida: el complemento específico no puede superar el 30% de la retribución básica (excluyendo trienios).

¿En qué se traduce este último requisito? En que, en la práctica, a día de hoy, a ningún funcionario de los grupos C1, C2 y E (e incluso del grupo A2, según los casos) se le podrá conceder una compatibilidad porque, sencillamente, ese requisito es imposible de cumplir (sólo hay que echar un vistazo a la tabla de retribuciones mencionada más arriba y 'jugar' un poco con los números).

A lo anterior habría que hacer un matiz, ya que el Gobierno aprobó a finales de 2011 una Resolución por la cual se permitía a los funcionarios de los grupos C1, C2 y E reducirse voluntariamente el complemento específico con vistas a poder así solicitar una compatibilidad (meses más tarde esa excepción fue extendida también a funcionarios de los grupos A2 y A1). Para más inri, el mecanismo de reducción del complemento específico no puede hacerse por menos de 6 meses, ni puede volverse a solicitar antes de 6 meses en caso de que se hubiese cesado una compatibilidad.

Por tanto, si el sueldo de un TAI no es muy boyante y se baraja la posibilidad de buscar algún trabajo por cuenta ajena o por cuenta propia como 'complemento', de entrada no es posible, a menos que voluntariamente y de antemano el funcionario se baje el sueldo (el complemento específico, concretamente).

Finalmente, si bien lo expuesto es válido con carácter general cuando se pretenda obtener compatibilidad con una actividad privada, es cierto que existen algunas excepciones contempladas en el art. 19 de la citada Ley 53/84: actividades como cursos, formación, creación literaria, artística, científica y técnica, etc. quedan exceptuadas del régimen de incompatibilidades.